CARTA A LOS LECTORES - Nº 28

Diez años y muchos problemas

armen del Riego, presidenta de la APM. Foto: Pablo Vázquez / APM
Carmen del Riego, presidenta de la APM. Foto: Pablo Vázquez / APM

¿A quién le importa reflexionar sobre el periodismo? La respuesta debería ser, sin ninguna duda, a nosotros, los periodistas, más con todos los problemas que la profesión tiene que afrontar día a día. Y no hablo solo de las condiciones laborales y de la precarización del trabajo, sino, sobre todo, de las trabas que intentan ponernos desde distintas esferas del poder para que no seamos lo que tenemos que ser, quienes expliquen a los ciudadanos lo que pasa a su alrededor: en su ciudad, en su país, en su sociedad, en el mundo.

Pero hoy, cuando sacamos a la calle el número 28 de Cuadernos de Periodistas, con el que cumplimos diez años, me inunda la duda de si el esfuerzo que hay detrás de cada uno de estos números sirve de algo. Si la calidad de los trabajos con la que intentamos hacer cada uno de los números de esta revista especializada es apreciada por sus destinatarios y, sobre todo, si alguien nos lee.

En estos diez años, hemos tratado todos los asuntos que cualquier periodista espero que se haya planteado a lo largo de sus años de ejercicio, desde los peligros de la libertad de expresión en el mundo de hoy hasta los intentos de acabar con el periodismo, sustituyendo la información por propaganda, una práctica cada vez más extendida y a la que muchos periodistas se pliegan por comodidad o por impotencia. Sin olvidarnos de la crisis del sector, producto de la situación económica que vivimos en España, y también de la crisis global a la que nos enfrentamos a causa de las nuevas tecnologías que están cambiando nuestra profesión, sin que sepamos todavía lo que tiene que ser.

Hemos intentado adaptarnos, nosotros también, a esa nueva situación, por convencimiento, aunque también por obligación. No queremos ser nosotros quienes contribuyamos a la muerte del papel, pero los altos costes de producción que supone la edición de una revista como esta –que trata de incorporar las reflexiones más profundas de las mejores plumas, lo que, sin duda, supone un coste–, nos ha llevado a publicar también la edición digital. Nos ahorra dinero, si bien en los números que llevamos provoca pocas discusiones, comentarios, reflexiones de vuelta, lo que debería darse en esa interacción que se supone que es uno de los mayores beneficios del mundo digital.

Pese al silencio de los periodistas lectores, que esperamos que los haya, seguiremos ahí, repensando el periodismo, analizando nuestros problemas, intentando acercar soluciones y defendiendo siempre los principios esenciales de esta profesión, tantas veces amenazados y que solo nosotros, los periodistas, podremos vencer, si sabemos lo que nos pasa o, por lo menos, si no nos ponemos de perfil ante esos problemas e intentamos decir no.

En estos diez años, hemos tratado todos los asuntos que cualquier periodista espero que se haya planteado a lo largo de sus años de ejercicio

Los problemas que nos amenazan no son solo externos, los cuales, en buena medida, son los tratados en este número con el que celebramos nuestro décimo aniversario. También están nuestras malas prácticas, que las tenemos: la dejación, el sectarismo y, por lo tanto, la manipulación o, por lo menos, la falta de profesionalidad –no voy a hablar de objetividad ni de neutralidad–. Todo esto debe llamarnos a la reflexión. No estoy hablando de prácticas deleznables, como las que se descubrieron que ejercían algunos medios británicos en el caso Murdoch. Me estoy refiriendo a otras prácticas diarias, menos descaradas, casi aceptadas por casi todos, pero igual de dañinas, no solo para la profesión, sino para los ciudadanos que reciben información no exacta, por no decir no veraz. Si cada ejemplar de periódico o página web que lee un ciudadano responde más a los intereses políticos, económicos o de cualquier otro sector que a los de los lectores, estaremos engañando a nuestra audiencia y prostituyendo el periodismo.

Debemos reflexionar sobre ello. No basta con denunciar, como hacemos siempre y en este número reiteramos, los intentos del poder de poner límites a nuestra profesión, o de ponernos trabas al ponérselas a los ciudadanos para llegar a determinados lugares donde antes solo llegábamos nosotros y ahora quieren llegar todos. O de criticar la dependencia que los medios de comunicación tienen de quienes los financian. Dependencia que siempre apuntamos de los otros periodistas, no en los medios en los que trabajamos cada uno, sino en los que lo hacen los demás. Dependencia no tanto de los editores, que cada vez quedan menos, sino de los bancos, grandes empresas o los lectores que contribuyen al sostenimiento de las empresas periodísticas. A todos ellos no les gusta oír determinadas cosas, quieren leer otras, y nosotros, los periodistas, acabamos dándoselas, porque en el fondo es más fácil. Y no puede ser así, puesto que tenemos la obligación de contarles la verdad, aunque no les guste.

De todo esto es de lo que me gustaría que reflexionáramos juntos. No solo con quienes desde un mayor conocimiento o preocupación firman los magníficos artículos de este número de Cuadernos de Periodistas, sino con quienes los lean. Y si pueden, que nos hagan llegar esas reflexiones, esos comentarios; no solamente para enriquecer el debate, que sería nuestro mayor objetivo, también para saber que hay alguien ahí que nos lee, periodistas a los que les preocupa lo que a nosotros nos quita el sueño.

Comentar

6 comentarios

  1. Arantxa

    Hola Carmen,

    Soy de las que, desde el primer número, se lee Cuaderno de Periodistas. No todos los artículos me han interesado, pero sí muchos de ellos. Y sí, es el primer comentario que hago en la web, dada a informaciones quizá más cortas que los textos que ocupan esta publicación.

    Que no se hagan comentarios no quiere decir que no se lea, pero me parece bien tu llamada a la participación y al debate, tan enriquecedor.

    Descuida, hay periodistas que no solamente os leemos; también nos preocupan las mismas cosas que os quitan el sueño 🙂

  2. Raquel Castillo

    Carmen, compañera, si te sirve de algo te diré que si leemos -leo- Cuaderno de Periodistas. Creo que esa misma duda razonable que te planteas es la misma que yo me hago a menudo: “pero ¿es que alguien nos lee?”, me pregunto. Rápidamente intento despejar mis dudas, pensando en positivo. Porque creo que sí, que siempre hay alguien que se preocupa, valora y agradece lo que contamos los profesionales, desde las páginas reales o virtuales de un medio.
    Estoy contigo en que tenemos que repensar nuestra profesión, nuestra forma de actuar, de que debemos entonar determinados mea culpa. Pero la situación es muy compleja. La profesión está degradándose por momentos, y ciertamente las circunstancias éticas y morales pasan a un segundo término cuando la mera subsistencia está de por medio. Cuando los sueldos merman sometidos a presiones de las empresas editoras, cuando las colaboraciones se pagan míseramente (lo se por propia experiencia: actualmente se está cobrando bastante menos que hace 15 años; pero mira cómo ha subido el IPC, la vida en general, en todo este tiempo), cuándo, por tanto, no se puede rechazar ningún trabajo y agachar la cabeza ante determinadas prácticas que denostan la labor periodística por la ineludible necesidad de llevar un minisueldo a casa, poco podemos hacer. La ética, desgraciadamente, no da de comer. Sólo nos queda el prurito de intentar hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible dentro de las limitaciones. Y quizás esperar a que lleguen tiempos mejores.

  3. María Isabel López de Alda

    Debo asumir que me acerco a estos cuadernos a través de titulares y sumarios; si estos me atraen entro en el artículo. De cualquier forma os animo a que continuéis con esta labor así como con los talleres y foros que organizáis periódicamente, nos hacen reflexionar a aquellos que leemos y asistimos, y espero que también a vosotros cuando oís nuestros opiniones, que no siempre coinciden con vuestras posturas. De esta forma saldrá la luz que nos ilumine a todos.

  4. DOLORES RIVERA GALLEGO

    Lo leo siempre, aunque no ejerzo el periodismo. Mi vinculación con el oficio ha sido desde el diseño de revistas. Acabé la carrera en 1992. Nunca ha dejado de ser muy necesaria la APM como abanderada de la ética periodística, y siempre ha sido difícil hacer periodismo independiente. Ánimo. A leer en pantalla nos vamos acostumbrando los que leímos en papel, y los nuevos lo prefieren.

  5. Enric Lerma Navarro

    Recuerdo Carmen que en uno de mis twitters te felicitaba por la entrega de un premio y te invitaba al mismo tiempo a seguir enamorada de tu profesión que falta nos hacia.
    No soy periodista,soy un ciudadano normal y corriente que le interesa estar bien informado de lo que pasa en este país tan diverso.Vengo a decir todo esto porque efectivamente veo y oigo a demasiados periodistas que utilizan malas prácticas y a los que les viene muy bien esos adjetivos que tu utilizas en tu artículo tales como dejacion,sectarismo,manipulación etc.
    He leído también el artículo del Catedrático en periodismo Bernardo Díaz sobre la regeneración del sistema audiovisual de las tv Autonómicas muy interesante y en el que estoy completamente de acuerdo;Ahora bien,me ha llamado la atención la omisión a mi parecer “premeditada”del papel de los periodistas en este tinglado,Periodistas muchos de ellos con más de veinte años en dichas tv autonómicas y si creo han tenido algo que ver con la perdida de credibilidad de las tv,ejemplo C-9 los cuales dicen ahora haber sido manipulados.Reconozco también que el miedo es inerte en el ser humano pero,¿porque ahora si denuncian y antes no?la solución? no la sé pero si se lo que no me gusta.
    Saludos de Enric Lerma / CMaquinero en twitter.

  6. María Teresa de Luis

    Querida Carmen:
    Sí, algunos aquí estamos, fielmente, leyendo los artículos de Cuadernos de Periodistas. A veces no todos, es verdad, pero siempre atentos a las llamadas de atención, las preocupaciones del sector o las opiniones y reflexiones que nos hacéis llegar desde esas líneas. No son buenos tiempos para la profesión. Esperemos que las cosas cambien. Os animo a continuar en la tarea.

Deja un comentario